Toma vuelo la idea del transporte integrado en el Area Metropolitana

Análisis
Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  

El proyecto de integrar el servicio de transporte urbano en Barranquilla y su Área Metropolitana, donde hoy operan 24 empresas en 84 rutas, más Transmetro y su sistema de alimentación, toma forma con la contratación de la firma japonesa Nippon Koel Lac- Tpd –Selfinver.

La consultora debe proponer una estructuración técnica, legal y financiera del sistema de transporte integrado para el Área, que consiste en que los pasajeros utilizan una tarjeta para ingresar al sistema de transporte y éste le lleva a su destino, con intercambio de vehículos, si es necesario. Se eliminan factores de competencia que son antieconómicos, agresivos con los pasajeros y deteriorantes de la calidad del servicio.

Una de las ventajas es que se facilita el control estatal de las operaciones y debe mejorar aspectos como la edad de los vehículos, el tamaño, las comodidades y las garantías para los trabajadores que intervienen.

El estudio, que tienen un costo de 3.500 millones y debe ser entregado en menos de dos años, servirá de base para la expansión o no del sistema Transmetro. Debe resolver inquietudes relacionadas con el uso del transporte fluvial metropolitano y señalar lo que puede hacerse con las ideas ya expuestas sobre monorriel, movilidad aérea urbana e infraestructura urgente necesaria.

La integración cuenta con el apoyo de los empresarios del transporte y con el del Gobierno Nacional, que aportó recursos para los estudios y lo haría para su implementación, de acuerdo con los modelos que elaboren los consultores y se desprenda de la legislación que esté vigente.

La contratación del estudio es un nuevo capitulo en un proceso de crecimiento con altibajos de la oferta institucional y privada en el transporte urbano de Barranquilla y su Área.

Ha sido más posible mejoras porque en Barraquilla se pasó de la confrontación entre Estado y transportadores, particularmente entre Transmetro y sus dos operadores, a la acción convergente. El acuerdo de voluntades contribuyó a que el Gobierno, representado por el Área Metropolitana, que es la autoridad de transporte del Área, decretara a partir del primero de octubre un aumento de doscientos pesos por pasajero, de los cuales se destinan cien para alimentar el fondo de garantía que hace más sostenible la prestación del servicio en ambientes deficitarios, como ocurre con Transmetro desde cuando entró en operación hace seis años.

Es deber de los empresarios mejorar integralmente el servicio como compensación por este aumento y en general un cambio de política estatal territorial que le haga más rentable su negocio. Es cuestión de dar para recibir y viceversa.

En ese marco se desarrollan hoy las relaciones entre autoridades y prestadores. De ahí que el proyecto de la integración nazca con expectativas positivas de todos los involucrados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *