IVA e impuesto a la renta, ejes de la reforma tributaria

IVA e impuesto a la renta, ejes de la reforma tributaria

Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  

El aumento gradual del IVA y del impuesto de renta serán los ejes de la reforma tributaria que con tanta expectativa espera el país para conocer el impacto que tendría en la economía del sector productivo y de los hogares.

La reforma entra este miércoles a debate al Congreso y se espera su aprobación con fecha límite del 20 de diciembre para que pueda ser aplicada a partir de enero. Viene preparándose desde hace más de un año, para lo cual el Gobierno nombró una comisión de expertos que entregó su informe en diciembre del 2015.

El objetivo es que contenga medidas que eviten hacer cambios cada dos años, como ha venido ocurriendo en lo transcurrido de este siglo, y por eso se le llama reforma estructural, pero, por diversas circunstancias, los técnicos empiezan a señalar que es una reforma más que deja abierta la posibilidad que éste o el próximo gobierno se vean obligados a una nueva reforma.

El Gobierno acogió algunas ideas de la comisión de expertos e hizo luego su propia consulta con los gremios y fuerzas políticas. Esperó que pasara el plebiscito para que no coincidiera en el debate público y luego ha venido anunciándola  en algunos de sus detalles con el fin de generar un ambiente positivo de aceptación por parte de los contribuyentes.

En la presente semana el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, ha soltado pistas acerca del contenido. Dijo el martes que no habrá nuevo IVA para la canasta familiar y hoy miércoles que no se gravarán los insumos agrícolas. Por su parte, la ministra del Trabajo, Clara López, descartó un impuesto a las pensiones. También fue anunciada la eliminación al denominado impuesto a la riqueza y otros elementos del sistema tributario que no dieron resultados en cuatro años de aplicación.

Lo que sí está previsto es el aumento del IVA del 16%, que fue establecido hace 15 años, al 18% en 2017 y al 19% en 2018. Igualmente el impuesto a la renta.

La reforma debe generar unos 20 o 25 billones de pesos adicionales y no afectar negativamente la inversión privada. Castigará aún más la evasión o la elusión y estimular la formalización de los pequeños negocios  a través del microtributo, que concentra en un solo pago diversas obligaciones que hoy tienen las tiendas, peluquerías y demás servicios en los barrios.

El ambiente político es favorable porque el Gobierno cuenta con amplia mayoría de respaldo parlamentario y ha venido concertando con los gremios económicos  sus alcances.

Esta es la tercera reforma tributaria que propone el presidente Juan Manuel Santos durante su mandato.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *