Se reanuda el diálogo nacional

Nacionales
Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  

Tras el Nobel para Santos y los acontecimientos políticos sobrevinientes a la negativa de la refrendación del Acuerdo Final de La Habana en el plebiscito, se inicia hoy lunes una fase de concertación entre las fuerzas políticas y sociales para luego ponerlas a consideración en la Mesa de Conversaciones.

El presidente llama “diálogo nacional” ese  proceso de concertación. Lo convocó el mismo domingo del plebiscito y lo inicio el lunes pasado, teniendo como momento culminante las reuniones del miércoles con los ex presidentes Pastrana y Uribe, de donde surgieron varias comisiones.

En la comisión que interviene el Centro Democrático tiene como base para las deliberaciones un documento emitido el domingo por Uribe  donde plantea algunas de sus propuestas sobre casi todos los puntos del acuerdo y criterios que se consideran como “inamovibles”, de acuerdo con lo que ha venido siendo su posición desde agosto de 2012.

En justicia, Uribe se aproxima ahora  a  la propuesta del fiscal Néstor Humberto Martínez de usar la Ley de Justicia y Paz, que fue la aplicada a los paramilitares, para que se aplique en vez de la creación del sistema de Justicia Especial previsto en el Acuerdo de La Habana. Esto es, junto con el encarcelamiento efectivo de los jefes militares de las Farc y la negativa para ellos de elegibilidad política, puntos sobre los cuales habría mayores controversias.

Otro motivo de posible polémica o trámite complejo de lo planteado por Uribe es la renegociación del régimen de tierras acordado, donde expone objeciones  por debilitamiento del derecho de propiedad.

Pero, en resumen, parece que existen puntos duros como parte de unas negociaciones que deben hacerse con paciencia pero con rapidez, dado que los tiempos disponibles son cortos.

Una razón que tiene fuerza para agilizar las conversaciones en Bogotá, según la canciller  María Angela Holguín, es que la Misión de la ONU, que es esencial para generar confianza en la verificación, no tiene base jurídica para permanecer por mucho tiempo en Colombia si no hay proceso de desmovilización y entrega de armas en firme.

Otra razón es que el cese bilateral del fuego actualmente en vigor es bastante vulnerable.

Se suma el cansancio nacional respecto a unas negociaciones que ya llevan cuatro años y ahora el hecho de que el Presidente debe dar respuestas a la comunidad internacional en dos meses, cuando reciba el Premio Nobel.

Las reuniones se cumplen, en consecuencia, en medio de gran expectativa nacional por los desarrollos que deben tener en las distintas mesas, tanto en Colombia como en La Habana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *