Nadal desafía al único representante anfitrión en tenis

Deportes
Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  

Rafael Nadal, plantado en los cuartos de final del individual masculino de Río 2016, desafía el entusiasmo de Brasil reflejado en Thomaz Bellucci, el único representante que le queda al anfitrión y su próximo adversario.

El campeón olímpico de Pekín 2008 está de vuelta en los Juegos. Atraviesa rondas Nadal, que acumula minutos en pista de forma precipitada. Pluriempleado en Río, ha recuperado la ambición y el carácter ganador.

El tenista español, quinto del mundo, que atravesó el cuadro tras superar los contratiempos a los que le sometió, uno por uno, el argentino Federico Delbonis, el italiano Andreas Seppi y el francés Gilles Simon, enfila el más difícil todavía. El cara a cara con Brasil.

Tendrá Nadal ante sí el viernes a Thomaz Bellucci, un jugador que transita con discreción por el circuito. Sin logros de renombre y asentado en las proximidades del 50 del mundo.

Bellucci está en un sueño. En sus dos experiencias olímpicas anteriores nunca fue capaz de ganar un partido. Cayó siempre en primera ronda. En Pekín 2008 y en Londres 2012. En Río ya ha ganado tres partidos. Se benefició de la lesión del alemán Dustin Brown en primera ronda, cuando tenía el panorama allanado el germano. Después se deshizo del uruguayo Pablo Cuevas. Y por último, al belga David Goffin, uno de los jugadores más llamativos del presente curso.

La grada le ofrece calor al jugador de Tete, que reside en Sao Paulo, de 28 años. Eso le ha impulsado en los Juegos.

“Será un partido durísimo. Rafa es el favorito. Es un gran jugador que está haciendo unos grandes Juegos y que ha ganado tres partidos teóricamente duros con facilidad. Yo también estoy haciendo un buen torneo y la gente me está apoyando. Será un partido especial para mí. Espero poder controlar los nervios”, dijo Bellucci.

Nadal, apoyado en cada actuación también por el público, tendrá que abstraerse del bullicio de la grada central del Centro Olímpico de Tenis, que trata los partidos con el fervor con que se entrega en una cancha de fútbol.

Tres títulos en Gstaad, el último en el 2015 y otro en Santiago, siempre en tierra, es el bagaje que presenta el brasileño, cuyo mayor mérito en pista dura fue la final que logró en Moscú, en el 2002, en una de las tres finales que ha perdido en su carrera.

Nadal siempre ha ganado al brasileño. En los cinco partidos en los que se han cruzado siempre salió victorioso. La última vez fue en Wimbledon, el pasado año. Pero nunca han jugado en pista dura. Tres en tierra y dos sobre hierba.

 

 

 

 

Agencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *