Se llevó acabo una reunión entre los directores seccionales de Fiscalía, regional del Inpec; el comandante de la Policía Metropolitana, Mariano Botero Coy y la  Secretaria de Interior del Atlántico en busca de una solución a la problemática de hacinamiento en las carceletas de la Unidad de Reacción Inmediata, URI, del centro de Barranquilla.

El sábado pasado en horas de la noche, la dependencia judicial anunció que no se recibirían más capturados, esta fue una de las razones por las que se llevó acabo dicha reunión.

“Tenemos 120 personas privadas de la libertad en las carceles. Entre estas tenemos los capturados que llegan del día a día, así como más de 60 que están por audiencias suspendidas, lo que nos está causado este caos”, comunicó la directora de Fiscalías en Atlántico, Claudia López, al finalizar la reunión.

Ademas recalcó que la URI no es un lugar para recluir presos  sino una instancia a la que llegan por un lapso de 36 horas.