Hay preocupación en la Misión Verificadora de la ONU para los acuerdos de Paz en Colombia, por el aumento de amenazas contra excombatientes de las FARC que decidieron reintegrarse a la vida civil.

Así lo denunció Jessica Faieta, jefa de esa misión, quien además manifestó que la mayoría de los hombres y mujeres que dejaron las armas han tenido que abandonar los Espacios Territoriales de Reincorporación, entre otros motivos, porque no han recibido los recursos económicos necesarios para su sostenimiento.

En este sentido, gran parte de los 14 mil exguerrilleros, corren riesgo fuera de los ETR. Y solo en lo corrido del 2018, “al menos 74 han sido asesinados”, explicó Faieta.