El pasado lunes se encontraron restos humanos en un espacio anexo a la Nunciatura Apostólica en Italia (la embajada del Vaticano), mientras se realizaban labores de restauración en una propiedad.

De inmediato se iniciaron investigaciones para establecer la edad y sexo de los restos, así como la fecha de la muerte. Como versión preliminar se cree que podrían corresponder a dos misteriosas desapariciones ocurridas hace 35 años.

Según la policía italiana, los restos podrían ser de Emanuela Orlandi o Mirella Gregori, dos menores que desaparecieron en extrañas circunstancias en Roma.

Orlandi era hija de un miembro de la policía vaticana y tenía 15 años, la última vez que la vieron fue el 22 de junio de 1983 cuando salía de una clase de música. Presuntamente su desaparición estaría conectada con la de Mirella Gregori, quien se perdió 40 días antes que Emanuela.

La fiscalía junto a expertos forenses italianos siguen investigando para conocer más detalles sobre los restos humanos.