Por un período de diez días fue detenida la excandidata presidencial peruana, Keiko Fujimori, en medio de una investigación que se adelanta en su contra por presunto lavado de activos.

Según las autoridades, la dirigente política habría incurrido en actos de corrupción con la firma Odebrecht durante su campaña presidencial en el año 2011.

Al parecer, esa compañía brasilera aportó para su campaña un millón de dólares para financiarla.

Junto a Fujimori fueron detenidos otros 19 miembros de su partido Fuerza Pública, entre ellos los exministros Jaime Yoshiyama y Augusto Bedoya.