Tras ser capturado en Antioquia el pasado mes de agosto, alias Nicolás, uno de los principales cabecillas del grupo irregular Clan del Golfo, reveló a las autoridades el plan criminal de Dairo Antonio Úsuga, conocido como ‘Otoniel’ ,máximo líder de esa organización, para asesinar a tres miembros de la fuerza pública que han logrado neutralizar a varios de sus integrantes.

La confesión la realizó el delincuente a la fiscal 28 de Medellín, Natalia Rendón, una de sus posibles víctimas. “Doctora, usted nos tiene arrumados”, expresó Nicolás en una de las tantas audiencias a las que ha sido sometido desde su aprehensión.

Asimismo, explicó que simultáneamente al proceso de un supuesto acogimiento a la justicia, Otoniel adelanta operativos para dar de baja al general retirado de la Policía, Luis Eduardo Martínez, a quien ya tiene ubicado; y al teniente Diego Alejandro García, gracias a un “contacto muy bueno y de entera confianza”.

De igual forma, indicó la obsesión del líder del Clan del Golfo por asesinar a otro general en retiro, cuya identidad no fue revelada, por estar detrás de la muerte de su hermano Juan de Dios Úsuga David, en medio de un operativo entre la Policía y la Fiscalía.

Frente a estas declaraciones, las autoridades dispusieron de un esquema de seguridad para todos los funcionarios que están en el objetivo no solo de Otoniel, sino de otros cabecillas de esa banda, entre ellos alias ‘Chiquito Malo’, y por los que se habrían concretado alianzas con otras organizaciones criminales en Antioquia.