La Agencia de gestión de desastres confirmó la muerte de 384 personas, y al menos otras 540 heridas, tras terremoto de magnitud 7.5 que desencadenó un tsunami con olas de hasta 3 metros, en la Isla de Célebes.

Según autoridades locales, el mayor número de víctimas proviene de la ciudad de Palu, donde golpeó con mayor impacto el sismo, afectando además las comunicaciones y la electricidad.

En Donggala, noroeste de Palu, se desconoce hasta el momento la cifra total de víctimas, lo que las autoridades ven con gran preocupación. “Allí viven más de 300.000 personas. Esto ya es una tragedia, pero podría ser mucho peor”.

Miembros de la Cruz Roja Internacional se encuentran desplegados por todo el territorio afectado atendiendo a las centenares de víctimas, incluso en las calles debido al hacinamiento en los hospitales.