Uniformados lograron en el corregimiento Boyacá, del municipio de Achí, al sur de Bolívar,  la captura en flagrancia de un integrante del Clan del Golfo conocido con el alias de Quiñones, quien tenía en su poder una pistola, un proveedor, 14 cartuchos de 9 mm, 21 de 38 mm, dos radios tipo Motorola y un celular.

Alias Quiñones se desempeñaba como tercer cabecilla de la subestructura Luis Fernando Gutiérrez, perteneciente al grupo Clan del Golfo, al cual perteneció durante 2 años. Además, era el encargado del cobro de cuotas extorsivas al comercio y al transporte, y sería el hombre de confianza del líder actual. Igualmente era el encargado de los dineros y el armamento, responsable de las rutas, los movimientos de los alcaloides, de la contabilidad.

Este sujeto en el año anterior había sido capturado por tropas del Ejército Nacional y dejado en libertad tras cumplir su condena. Durante el año 2017 fue el encargado de la consecución del material de guerra para el fortalecimiento de la subestructura en Achí, sur de Bolívar, posteriormente fue designado al mando de la comisión que delinque en el municipio de Achí (Bolívar), encargándose de actividades como microtráfico y cobros extorsivos.