Tras la próxima llegada del huracán Florence a Estados Unidos, que ya asciende a categoría 4, las autoridades ordenaron la evacuación de al menos un millón de personas que estarían en las zonas de riesgo.

Principalmente en los estados de Carolina del Norte y Carolina del Sur, sus gobernantes aseguraron que las tormentas que se avecinan nunca antes habían ocurrido, por lo que se declararon en emergencia.

Así mismo, escuelas, zonas costeras y otros espacios han sido cerrados desde este martes de manera preventiva ante el arribo de Florence esperado para este jueves.

Por su parte, meteorólogos han pronosticado inundaciones “catastróficas” para el estado de Virginia.

Según el Centro Nacional de Huracanes en Miami, Florence avanza este martes a una velocidad de 220 km/hora.