Debido a las fuertes lluvias que por estos días azotan a el departamento del Atlántico, una familia de desplazados residentes del municipio de Ponedera vive una lamentable situación, luego de que su negocio comercial, en el cual también vivían,  ubicado en la carrera 15 con calle 23, barrio las casitas, se viniera abajo.

Según Raimundo García, propietario del lugar, un árbol cayó inicialmente y afectó gran parte de la estructura, y pese a los llamados que hicieron a las autoridades para que atendiera la emergencia, nunca fueron atendidos.

“El lugar en la parte de adelante es el billar que es nuestro negocio familiar, y en la parte de atrás están las habitaciones donde vivimos los siete miembros de la familia” expresó García, quien de igual forma añadió que “el lugar quedó en perdida total, y el valor de esta podría superar los 50 millones de pesos.

En este momento los siete afectados se encuentran en el patio de la vivienda, a la espera de que alguna autoridad les ayuden a sobrellevar la situación, ya que no cuentan con los recursos necesarios.