Adelio Bispo Oliveira,  autor del ataque en contra del candidato presidencial de Brasil, Jair Bolsonaro, fue enviado a una prisión de máxima seguridad ubicada en la ciudad de Campo Grande, capital de Mato Grosso do Sul, estado del oeste de Brasil fronterizo con Paraguay y Bolivia.

El atacante habría confesado durante la audiencia su responsabilidad en la agresión, asegurando que sus motivaciones fueron “divergencias políticas y religiosas” con el candidato.

Por su parte la defensa del detenido, solicitó le sean practicado exámenes psiquiátricos lo más pronto posible, para determinar su estado mental.

El hecho se presentó mientras el abanderado compartía con varios de sus simpatizantes, en un evento público en la ciudad de Juiz de Fora, en el estado de Minas Gerais.

Las imágenes captadas por varios testigos,muestran cómo en medio de la celebración, Bolsonaro es levantado por varias personas, y mientras saluda, una mano sale del tumulto y le propina una puñalada a la altura del abdomen.