El futuro de cerca de 3 millones de Sirios, habitantes de la ciudad de Idlib, se encuentra en peligro, debido a según Estados Unidos, un inminente ataque químico, que tendría como fin expulsar a rebeldes y yihadistas del territorio.

La situación fue discutida este viernes por los presidentes de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, Rusia, Vladimir Putin e Irán, Hasan Rohani, durante una cumbre tripartidaria llevada a cabo en Teherán.

Los puntos de vista de los tres mandatarios se vieron enfrentados, ya que Tayvit, proponía un alto al fuego en esta provincia, mientras que Putin y Rohani, apoyan la lucha territorial sin embargo este último expresó que no se deben ver afectados civiles.

De igual forma trascendió que durante el encuentro los mandatarios compartieron la idea de un posible acuerdo con los grupos rebeldes, que estén dispuestos al diálogo, entre los que se encontraría una parte significativa de Al Qaeda.

Finalmente expresaron que de lograrse una declaración de alto el fuego, se podría considerar uno de los resultados más importantes durante esta cumbre.