Un estadounidense fue capturado por las autoridades de migración en la ciudad de Puerto Plata (Rep. Dominicana) acusado de abusar sexualmente de varias menores de entre 13 y 16 años en varios países de centroamérica.

El sujeto, identificado como Theodore Symmonds de 51 años, y oriundo de los EE. UU, fue aprehendido cuando viajaba para sostener relaciones sexuales con una menor de 15 años, y luego de las investigaciones pertinentes se logró establecer que esta no era la única víctima de depredador sexual. 

El Modus Operandi de Symmonds era contactar a las menores por la red social Facebook, convenciéndolas de enviarle fotos desnudas, y enviándoles dinero, luego viajaba hasta sus lugares de residencia para abusar de ellas. 

Se encontró en varios registros, conversaciones con niñas de 13, 15 y 16 años en las que aseguraba que ellas eran sus mujeres y les hacía tatuarse su nombre en distintas partes del cuerpo como marca de dominio sobre ellas. 

En 2016, usó su red social para darse cita  con una menor de 13 años después de meses de conversación en las que le pedía fotos a la joven, y esta, accedió a enviarle una fotografía en el baño con toalla, este le insistió, hasta que la menor le envió fotos de sus senos y genitales.

Durante 10 meses, Symmonds abusó de otra menor, y está cumplió los 16 años mientras él sostenía relaciones con ella. Por este delito, Theodore Symmonds fue sentenciado a 17 años en una prisión federal. 

Este alarmante caso de abuso contra menores no esta lejos de parecerse al escándalo de las “Niñas de Cholón” que estremeció al país cuando fue capturada Liliana del Carmen Campos, conocida como la “Madame”, pues en la investigación se vinculó a un Capitán retirado de la Armada, identificado como Raúl Romero Pabón, quien por medio de redes sociales, conseguía a las niñas, algunas menores de edad, para abusar de ellas en repetidas ocasiones e incluso, las obligaba a tatuarse su nombre en distintas partes del cuerpo y él se tatuaba a su vez, los nombres de las menores en su cuerpo. 

Romero Pabón fue inmediatamente desvinculado de la institución y  fue imputado por delitos de estímulo a la prostitución de menores de edad, explotación sexual comercial de persona menor de 18 años, concierto para delinquir y utilización o facilitación de medios de comunicación para explotación sexual comercial de menores de 18 años, cargos que según el organismo acusador aceptó.