Debido a varios quebrantos de salud producto de un cáncer de páncreas que la aquejaba desde hace varios años, falleció en las últimas horas a sus 76 años, en su casa localizada en Detroit, la cantante y reina del soul Aretha Franklin.

La diva estadounidense anunció hace un año su retiro de los escenarios por recomendación médica, luego de haber figurado como una de las máximas exponentes del Soul y una de las más grandes transmisoras de góspel de todos los tiempos, así como una de las artistas más influyentes en la música contemporánea.

A mediados de la década de 1960 se consolidó como estrella femenina, algo que usó en favor de los derechos raciales en Estados Unidos, siendo un elemento influyente dentro del movimiento racial y de la liberación femenina. En 1987, Franklin se convierte en la primera mujer en entrar en el Rock and Roll Hall of Fame.

En el 2008, fue seleccionada en el primer lugar de los Los 100 cantantes más grandes de todos los tiempos según Rolling Stone. Además, la misma publicación la catalogó en el lugar (23º) de mejores artistas, del listado 100 Grandes Artistas.

Su última presentación fue en noviembre de 2017 en donde participó a favor de la Fundación Elton John para la lucha contra el sida, en Nueva York.