Este martes culminó la intensa labor de rescate de los 12 niños y su entrenador atrapados en la cueva Tham Luang, al norte de Tailandia.

A la superficie llegaron los últimos cuatro niños, considerados los más vulnerables, junto a su entrenador de 25 años, tras permanecer más de 15 días en el interior de la gruta.

Los primeros cuatro menores fueron puestos a salvo el domingo, en una operación que duró más de 6 horas, en la que participaron 13 buzos especializados.

Luego de esperar entre 10 y 20 horas para reponer las bombas de aire comprimido que utilizaron durante esta fase, se inició el proceso para la evacuación de otros cuatro niños, quienes fueron rescatados este lunes y trasladados hasta el hospital de Chiang Raí, donde los médicos indicaron que presentan debilidad en su sistema inmunológico pero están fuera de peligro.

Finalmente, este martes la hazaña culminó: el último grupo de los ‘Jabalíes salvajes’ llegó a tierra.

En total, la operación contó con la participación de 50 buzos internacionales y 40 tailandeses, de los cuales uno perdió la vida en medio de sus labores.

Según autoridades de ese país, el riesgo mayor residía en las lluvias pronosticada para esos días por las inundaciones que podían producirse dentro de la caverna.

Todos los rescatados permanecen bajo asistencia médica, y no se les ha permitido encontrarse con sus familiares para evitar el contagio de alguna infección.