Anthony Gignac es el reconocido colombiano que se encuentra hoy en día detenido por sus múltiples fraudes a distintos empresarios y multinacionales, tras hacerse pasar por un acaudalado príncipe Saudita.

A parecer un olvido por parte del estafador, que puso sus ojos en el histórico Hotel Fontainebleau en Miami Beach, del multimillonario Jeffrey Soffer,  renovado y ampliado por Turnberry a un costo de $1,000 millones, fue lo que destapó todos sus engaños.

Gignac ofreció comprar el lugar por lo que se hospedó en él, en mayo del año pasado, cancelado su estancia con una tarjeta de crédito bajo el nombre de uno de los miembros de la familia real. El propietario del lugar  por petición de uno de sus representantes, decidió regalarle un brazalete Cartier de 50.000 dólares, debido a que se había cuestionado el honor del sultán.

Durante varias de las reuniones de negociación, Jeffrey Soffer, notó comportamientos extraños por parte del príncipe como varias llamadas sospechosas, y la alimentación del miembro de la realeza que incluía cerdo, prohibido para los musulmanes, quienes respetan el “halal”, por lo que solicitó que fuese investigado.

Tras varias investigaciones por parte de la Fiscalía, Gignac finalmente fue arrestado en el Aeropuerto de Kennedy, de Nueva York, con un pasaporte de otra persona. Durante el proceso se pudo establecer que el falso príncipe conducía lujosos autos con matrículas diplomáticas falsas, compradas por e-bay; de igual forma le fue decomisada una placa fraudulenta de agente especial del Servicio de Seguridad Diplomática de EEUU, tarjetas de crédito falsas, municiones, joyas y dinero en efectivo.

Su agente y mano derecha  Carl Marden Williamson, quien también fue acusado, se suicidó.Según el reporte de las autoridades, Williamson habría usado una cuerda para colgarse en su residencia, lo que le produjo lesiones mayores.

Soffer, por su parte, es una de las más de 26 víctimas de Gignac, quien tras las acusaciones se declaró culpable, tras haber robado cerca de 8 millones de dólares entre los años 2015 y 2017.

En agosto del presente año se dictará su sentencia.