Con un 54.76% el candidato por el partido Centro Democrático, Iván Duque Márquez fue elegido por los colombianos como el nuevo presidente del país. 

Duque, ganó a su contrincante, el candidato por el partido Colombia Humana, Gustavo Petro, quien obtuvo 41.54% de las votaciones, por lo que será el primer mandatario de los colombianos para el periodo 2018-2022.

Duque dominó las elecciones en departamentos como Antioquia, Cundinamarca, Santander y el Eje cafetero, sectores determinantes para la campaña del sector uribistas. Por su parte, Petro ganó en el Departamento del Atlántico, Valle del Cauca y la ciudad de Bogotá, que fueron definitivos para el número de votos del exalcalde de la capital del país.

¿Quién es el nuevo Presidente de los colombianos?

Iván Duque Márquez empezó su carrera profesional en el año de 1999 como consultor en la Corporación Andina de Fomento (CAF) para luego desempeñarse como asesor en el Ministerio de Hacienda durante el gobierno de Andrés Pastrana.

Posteriormente, trabajó en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) entre el periodo de 2001 y 2013. Allí ejerció como Consejero Principal de la Dirección Ejecutiva para Colombia, Perú y Ecuador, y fue el Jefe más joven de la División de Cultura, Creatividad y Solidaridad.
Negoció créditos externos para Colombia, por más de $8.500 millones de dólares entre 2002 y 2010, y para Perú y Ecuador por $4.000 millones de dólares en el mismo período.

Como asesor internacional del expresidente Álvaro Uribe Vélez, se dedicó a promover la defensa de la democracia y la promoción de Colombia en el exterior. Entre 2010 y 2011 fue asesor en Naciones Unidas del Panel de Investigación del Incidente de la Flotilla del 31 de mayo de 2010, entre Israel y Turquía, conocido como Mavi Marmara.

Regresó a Colombia en donde ejerció esta vez como Senador, desde donde se mostró siempre como opositor del Gobierno de Juan Manuel Santos. Fue reconocido además por dos años consecutivos como el mejor senador de Colombia.

Fue autor de cuatro Leyes de la República: 1) Aumento de la licencia de maternidad, para mejorar la calidad de vida de nuestras madres trabajadoras. 2) Instalación de desfibriladores en establecimientos públicos, para salvar vidas. 3) Uso de cesantías en seguros educativos, para que más familias puedan enviar sus hijos a la universidad. 4) Ley Naranja, para la promoción de la economía creativa y la protección de nuestra cultura.