La Procuraduría General de la Nación abrió investigación disciplinaria contra Norman Julio Muñoz Muñoz, Superintendente Nacional de Salud, por presuntas irregularidades en el ejercicio de sus funciones, al permitir y/o autorizar el inicio de las operaciones de Medimás EPS, el 1 de agosto de 2017, sin que contara con una red que soportara adecuadamente el servicio en el país, incumpliendo con los requisitos para la autorización de su funcionamiento o habilitación.

La Procuraduría Segunda Delegada para la Contratación Estatal también investiga por qué a pesar de la existencia de incumplimientos en la prestación de los servicios de salud, deficiencias que daban lugar a la intervención forzosa administrativa, toma de posesión, revocatoria o suspensión del certificado de autorización o de habilitación de funcionamiento por parte de la Supersalud; la entidad de control no ha iniciado los procedimientos correspondientes.

El pasado 11 de octubre la Procuraduría Delegada para la Salud, la Protección Social y el Trabajo Decente presentó el informe que puso fin al proceso preventivo en el caso de Medimás, donde se advierten las irregularidades encontradas y la necesidad de la prestación de los servicios de salud en condiciones de acceso real y oportuno, de manera eficaz, eficiente y con calidad.

Como parte de esta investigación, la Procuraduría Segunda Delegada para la Contratación Estatal ordenó la práctica de pruebas, entre ellas, oficiar a la Supersalud la entrega de copia de los procedimientos administrativos contra Medimás EPS, por los incumplimientos en la prestación del servicio de salud.