En el Cesar aún se paga por la extorsión.

129

El delito de la extorsión hoy cobró la vida del Comandante del Gaula de la Policía en el Cesar, en medio de un operativo para frustrar un nuevo caso.

La delincuencia sigue afectando a varios ganaderos, comerciantes, industriales, trabajadores del país. Delitos como la extorsión, abigeato y atracos son los más recurrentes en departamentos como Magdalena, Sucre Cesar y Atlántico. Siendo la extorsión y el abigeato los delitos que mas afectan a la ciudadanía.

Las llamadas extorsivas desde los centros de reclusión se han convertido en uno de las estrategias mas significativas a la hora de querer lucrarse las bandas delincuenciales del dinero de sus víctimas.

Bosconia, Codazzi , El Copey y Valledupar se han convertido en los territorios de mayor influencia extorsivas en el Cesar. El abigeato también se ha convertido en un delito recurrente en esta zona de la región caribe.

Según las autoridades de policía desde las cárceles de alta y mediana seguridad de Valledupar, La Picaleña de Ibagué y Bellavista de Medellín, salen la mayoría de llamadas extorsivas a los comerciantes de Valledupar, y demás municipios de este departamento.

La Cámara de Comercio de Valledupar, reveló los resultados de un estudio de percepción ciudadana como resultado de una encuesta realizada sobre estos temas a 3.319 empresarios de la ciudad.

Según un estudio, adelantado por la Cámara de Comercio de Valledupar, hasta hace dos año entre los meses de mayo y junio la extorsión presentó un incremento de un 12%. De inmediato se encendieron las alarmas, precisamente porque este hecho podía ahuyentar a los inversionistas en la capital del Cesar.

La micro extorsión también viene afectando a pequeños comerciantes en este departamento, según información del Gaula de la Policía en algunos casos se les cobra a los tenderos y abarroteros hasta $ 20.000.oo pesos semanales, pero la cifra puede varias dependiendo del tamaño del local

El tema de extorsión a los comerciantes, es más grave que los atracos. Varios son los casos de extorsión que han conmocionado a la sociedad vallenata, en algunos de ellos el delito se ha cometido de manera individual, otros a través de bandas delincuenciales. El último

caso de extorsión se presentó en la mañana de hoy, en el corregimiento de Rio Seco, donde en un medio de un operativo, cobró la vida del Mayor Carlos Hurtado, Comandante del Gaula de la Policía del Cesar. En medio del operativo también falleció uno de los presuntos extorsionistas. Hay otros casos como el de los seis capturados en marzo del año anterior que mediante la modalidad de llamadas, mensaje de texto extorsionaban a sus víctimas. También en el Cesar y en su capital, se ha masificado el hecho que la mayoría de los extorsionista se atribuyen ser miembros de bandas delincuenciales como el ´clan Usuga, el Clan del Golfo y otras bandas de la región.

Según las autoridades del Cesar, los extorsionistas en este departamento hacen parte de bandas delincuenciales grupos al margen de la ley y otros de la banda delincuencial Los Duarte, dedicada a la extorsión de comerciantes y ganaderos.

El delito de la extorsión también ha llegado a la cárcel judicial de esta ciudad, según informe de la Defensoría del Pueblo y la Personería Municipal de Valledupar.

A pesar de las múltiples campañas que vienen adelantando las autoridades de policía, como el Gaula, en donde se instruye a como se debe reaccionar en caso de ser víctima de llamadas extorsiva, estos hechos continúan presentándose.

El hecho de hoy dejó en evidencia por el armamento con que contaba el presunto delincuente que falleció en medio del intercambio de disparos, cuando fue sorprendido en flagrancia cuando iba a recibir dinero producto de la extorsión a un ganadero, de lo organizado y armados que están este tipo de estructuras del delito. También dejó en claro que muchos ya no están accediendo a las pretensiones de sus victimarios, y otros toman sus propias vías para no seguir siendo extorsionados.

Para la mayoría de los cesarences, el Gaula está en deuda con ellos. Muchos consideran que a pesar de las campañas que se vienen adelantando, la extorsión sigue presentándose en esta zona. Algunos comerciantes, campesinos, ganaderos, tenderos, y microempresarios aun están siendo extorsionados. Algunos comerciantes del área rural de Valledupar sostienen que la extorsión campea por sus tierras, en algunos casos ante la mirada impávida de las autoridades